Guaraira Repano

Guaraira Repano

domingo, 5 de junio de 2016

Remando




Siempre que me preguntan como estoy, respondo "remando", tal vez suene marinero, freakie, o algo por el estilo pero así me siento; veo la vida como un constante remar y no como una escalera con peldaños diseñados por quién sabe quien, con un fin que tal vez no sé cual es y por eso, tal vez tengo tanta aversión a la palabra EXITO.

Exito se me parece a "Salida" (Exit) en inglés, no se me parece a disfrutar cada día, de hecho no creo en tal palabra ni en que exista tal cosa, cuán triste tal vez seria mi vida si fuese como una especie de maratón con metas repetidas donde solo me pare a regodearme ¿de qué?... no le veo sentido... por eso cada vez que publico algo donde estoy dando una conferencia, donde comparto el trabajo de muchos que junto a mi hacemos que las cosas en las que creo tomen forma, etc., y tanta gente me dice que gran éxito o qué éxito, o me desean que sigan los éxitos, les agradezco infinitamente el haberse tomado el tiempo para escribirme, tal vez ese sería un "éxito", el haber logrado que me regalen un segundo de sus vidas para escribirme, sabiendo que quien me regala su tiempo, regala lo más preciado, porque no lo recuperamos jamás, como decía aquel sabio "Lo más caro que tengo es el tiempo, porque lo pago con la vida", sin olvidarme, claro está, de que el tiempo no existe, jajajaja, es solo una ilusión acordada para coexistir.

Al final del camino, como en la foto del post, veo una orilla, tal vez unas simple pero esperadas vacaciones de verano, o unos días de re-conexión con la naturaleza, unos días en que sencillamente pare el mundo y me baje para disfrutarlo, esa es la orilla a la que remo, no al mal llamado éxito, ya lo decía Kipling, en su famoso "If", dedicado a su hijo: "No creas en los dos grandes impostores de la historia: El éxito y el Fracaso", yo tampoco creo en ellos.

Algunos días mientras remas, encuentras mareas difíciles, corrientes en contra, vientos imposibles, incluso, gente que está en medio de la mar sin remar que te quiere convencer de que no remes, otros que desde sus barcas también sin remar se ríen de ti que vas remando, incluso personas que vienen de regreso diciendo que no había orilla, que no vale la pena seguir, que todo está "mu mal" pero "mu mal", que esto es de los poderosos etc... , solo recuerdo al Águila sorda, Águila Reina pero sorda de Alfonso Lara Castilla, que gracias a ser sorda no escucha quienes le querían detener, y por eso, pudo llegar a la otra orilla, sencilla, placentera, inocente incluso y alegre... donde tal vez, solo está las almas que  amo, incluidas las de mis perros... y algún pedacito de hielo para echar dentro de vasito de wisky que seguro si que traigo en mi bote.

En fin, que no me gusta el éxito, ni lo que representa vamos... una especie de laurel donde dormir... donde llegan encopetados y engominados personajes "exitosos" que nos venden en la tele o en la calle de abajo...

Ya lo decía Papá Alí, un maestro marino donde los hubiese, "Huye de las personas con copete o laca, siempre nos llevan a la ruina" (yo diría copete, laca o gomina... ) pero eso, que la lían siempre... ¿Por qué? porque creen en el éxito, y no en el remar diario y el disfrutar de cada cosa con la mirada inocente de un niño.

Nos vemos en la luz :-) (donde si no...)
Jesús